Saltar al contenido

Usar Chromebook para la educación

La vida de los directores y empleados de IT se ha complicado bastante. Cada usuario tiene sus propios dispositivos y sistemas operativos con aplicaciones locales propias que requieren un sinfín de correcciones de seguridad y actualizaciones cíclicas.

A esto se suma un mantenimiento constante, menos seguridad, costes elevados y preocupaciones. Google comprendió que lo mejor era utilizar la Web como plataforma para las aplicaciones, ya que se podrían utilizar desde cualquier dispositivo con un navegador. Para ello creó los Chromebook con el primer sistema operativo diseñado y optimizado para Internet.

chromebook para la educación

Estos equipos acceden a datos y aplicaciones de forma segura a través de la Web. Ya no es necesario configurar, actualizar, revisar ni proteger los ordenadores ni migrar los datos manualmente. La Web permite configurar y administrar de una forma sencilla y centralizada todo un conjunto de Chromebook.
Tras realizar la configuración, los usuarios solo tienen que iniciar sesión para empezar a usar las aplicaciones y funciones en cualquier parte. Además, la pérdida de un ordenador no afecta a información importante para la empresa, ya que los datos y las aplicaciones no se almacenan en el equipo. Los Chromebook son básicamente más seguros que los ordenadores tradicionales, ya que funcionan sobre una zona de pruebas que impide el acceso de virus y software malintencionado al sistema operativo. Además, cuando se inician, realizan un proceso de arranque verificado que garantiza que el sistema operativo no ha sufrido ataques ni daños.

 

Los usuarios de estos ordenadores están más satisfechos y son más productivos, ya que pueden conectarse rápidamente a la Web y acceder a aplicaciones, documentos y funciones a través de Chrome. Además, la conexión Wi-Fi, ocho horas de batería y un acceso 3G integrado opcional les permiten trabajar a distancia, lo que resulta perfecto para equipos móviles.

Los Chromebook son más seguros y más fáciles de administrar y de utilizar. Las empresas necesitan menos comprobaciones de licencias de software, hardwares complejos y recuperaciones de datos, y el personal de IT puede dedicar menos tiempo al mantenimiento. Además, Google ofrece un servicio permanente de asistencia, que incluye teléfono, correo electrónico e incluso la sustitución del hardware. Todo ello aumenta la satisfacción y la productividad y reduce los costes.